MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com

lunes, 23 de mayo de 2011

Johann Heinrich Füssli















Nombre de nacimiento Johann Heinrich Füssli
Nacimiento 7 de febrero de 1741
Suiza, Zúrich
Fallecimiento 16 de abril de 1825 (84)
Putney Hill, Londres, Inglaterra
Nacionalidad suizo
Área pintor
Johann Heinrich Füssli (Zúrich, 7 de febrero de 1741 – Putney Hill, Londres, 16 de abril de 1825) fue un pintor y escritor suizo, posteriormente establecido en Gran Bretaña, donde es conocido como Henry Fuseli.

Contenido
1 Biografía
2 Estilo

Biografía
Füssli nace en Zúrich en 1741, hijo de un pintor retratista, Johann Caspar Füssli. Sus inicios fueron en el terreno de la literatura, tan sólo a partir de 1764, en Inglaterra, se dedicará de lleno a la pintura. En su juventud en Zürich se vinculó al Sturm und Drang, movimiento prerromántico que, en contraposición a la Ilustración, vuelve a la emoción y la fantasía, a la expresión de los sentimientos, los instintos y las pasiones del hombre. En casa del padre de Füssli se reunían los fundadores del movimiento en Suiza: Johann Jakob Bodmer y sus discípulos Lavater y Pestalozzi. Bodmer tradujo El paraíso perdido de Milton, que junto a la traducción de Shakespeare al alemán por parte de Wieland influenciarán a Füssli, que empieza a interesarse en la literatura inglesa (Shakespeare, Milton, Young, Shaftesbury).

La iniciación de Füssli fue temprana: de pequeño copió grabados suizos de los siglos XVI-XVII, escogiendo temas violentos, con fuertes claroscuros, haciendo figuras estilizadas, monumentales: Caída de los Titanes (1752). En su adolescencia cambia de temática, pasando a lo macabro y erótico, a lo satírico y burlesco; surge una dualidad en su obra: por una parte los temas eróticos y violentos, por otra una virtud y sencillez influida por Rousseau. En esta época comienza a afianzarse su estilo: en sus grabados de 1755-57 sobre Till Eulenspiegel refleja un estilo manierista barroco influido en Durero, combinando expresividad y realismo. Ese primer contacto con el manierismo suizo, combinado con las ideas del Sturm und Drang, marcará el estilo futuro de Füssli. Durante un corto período ejerció de pastor zwingliano, recibiendo la influencia de una teología emocional que marcará alguna de sus obras. Empieza a surgir en Füssli un pesimismo, una actitud trágica proveniente de las ideas de Rousseau sobre que la civilización había corrompido a la humanidad; Füssli tendrá desde entonces una preferencia temperamental por la visión trágica de la humanidad.

En 1763-64 viaja a Alemania, donde contacta con Klopstock y Spalding, escribiendo poemas líricos influidos en Young y dibujando algunos temas morales. Sus dibujos de esa época se inspiran en Poussin y Hogarth: Muerte de un húsar húngaro (1764). En 1764-70 se establece en Inglaterra, donde empieza a ilustrar a Shakespeare, y traduce Macbeth al alemán. En esa época se empieza a interpretar a Shakespeare de forma más apasionada, no tan realista como hasta entonces, y Füssli se hace eco de esa corriente, haciendo dibujos inspirados en los dramas del autor inglés, escogiendo las escenas más crueles y horripilantes, dándoles a veces un toque erótico. Su estilo deriva cada vez más hacia el manierismo, mientras que sus temas esbozan los que serán temas típicos del romanticismo: en 1769 pinta Bardo tocando el arpa, inspirado en el incipiente romanticismo escocés –aparecido entonces con el Ossian de Macpherson–, donde refleja rasgos de Rembrandt y de Salvatore Rosa, y una moda medieval inspirada en Pontormo y Bandinelli.

En 1770-78 se estableció en Roma, donde se concentró más que nunca al arte, e ilustró temas de Dante, Shakespeare, Milton y Gray. En 1772 pinta Muerte del cardenal Beaufort, inspirado en la Muerte de Germánico de Poussin. En 1772-74 ilustró la Divina Comedia, en una línea manierista-barroca. En Italia alcanza su estilo definitivo, basado en el manierismo, abandonando totalmente el realismo; es un estilo más abstracto, imaginativo, monumental, severo y esquemático. Empieza a influenciarse en Miguel Ángel: sus figuras pasan a ser alargadas, estilizadas, destacándolas sobre el conjunto, sin apenas espacio ni perspectiva, con horizontes bajos y pronunciados contrastes de luz y sombra. Se inspira en los manieristas italianos (Rosso, Bandinelli, Parmigianino, Beccafumi) y hace copias de Miguel Ángel (Antepasados, Profetas y Sibilas de la Capilla Sixtina). En una visita a Venecia se inspira en el manierismo tardío de Tintoretto: Moisés predicando en el Monte Sinaí (1776). En una composición de 1778-80, El artista desesperado ante la grandeza de las ruinas antiguas, refleja el sentimiento característico de la época de admiración por las ruinas clásicas, proveniente de Winckelmann.

De vuelta a Zúrich (1779), pinta el Juramento en el Rütli, encargo de la Federación Suiza para conmemorar el alzamiento de los tres cantones (Uri, Schwyz, Unterwalden) contra la dominación austríaca. Las figuras llenan el espacio, sin fondo, en posturas violentas, resueltas con un contrapposto. Refleja un moralismo heroico que tiene cierto paralelo con el Juramento de los Horacios de David (1782-84). En 1779 regresa a Inglaterra, ingresando en la Royal Academy, primero como miembro ordinario, luego como profesor de pintura y, por último, como conservador vitalicio. En esta época pinta sus cuadros más importantes: ilustra temas de Shakespeare, Milton, Cowper, Homero, el Oberon de Wieland, el Cantar de los Nibelungos, etc. Además recibe la comisión de Alderman Boydell, para que ejecutase pinturas basadas en la obra dramática de Shakespeare, las cuales fueron utilizadas como base para ilustrar una gran edición impresa de este dramaturgo inglés, y se exhibieron por varios años en la Galería Boydell Shakespeare. Füssli remarca lo erótico e insiste cada vez más en lo demoníaco y satánico; no utiliza mucho el color, que suele ser gris-marrón, en tonos fríos y de tiza. Empieza a componer temas inventados, de carácter fantasmagórico: Miedo (1780-82), que apunta al expresionismo; La pesadilla, de la que hay varias versiones (1781, 1782, 1790-91), probablemente su obra más conocida, es donde presenta su torturado fondo psicológico de una manera más intimista; Soledad en el amanecer (1794-96), ilustración del Lycidas de Milton, reproduce una de las figuras de los Antepasados de Miguel Ángel (Naason); Silencio (1800), también reproduce otra figura de Miguel Ángel (Aminadab).

En esta época se empieza a inspirar en Tibaldi, del que imita figuras para cuadros como La caída de Ícaro (1795), Aquiles tratando de coger la sombra de Patroclo (1805) y Altea rezando por la muerte de Meleagro (1806), donde Meleagro sugiere tanto al Polifemo de Tibaldi como al Heliodoro de Rafael. En Ulises escapando de Polifemo (1805), inspirado en los frescos de Primaticcio de la Galerie d’Ulysse de Fontainebleau, Füssli cambia la composición, monumental y maciza, pero no tan violenta. En otra ilustración para la Ilíada, Aquiles ante la pira funeraria de Patroclo (1795-99), la figura de Aquiles es una versión del Marte de Rosso, de su serie de los Dioses. Continúa con los temas eróticos, e introduce temas fantásticos, como las ilustraciones para el Sueño de una noche de verano de Shakespeare y el Faerie Queen de Spenser. También hace algunos paisajes, resueltos de forma expresionista con unas pocas líneas principales; hace dibujos del Támesis y de Hastings y Ramsgate, sus lugares de veraneo. A partir de 1810 se intensifican las tendencias romántico-realistas, con un mayor sentido de lo pintoresco: Muchacha peinándose contemplada por un joven (1815), Joven encarcelada con un esqueleto, ilustración del Heptameron de Margarita de Navarra. En sus últimos años dibuja menos temas históricos y más de inspiración propia, con un tratamiento más realista, aportando una representación más humana de los sentimientos: El duende (1822), Liberación de una doncella (1810-20), El abrazo (1815). Muere en Londres en 1825.

Estilo
Pintor de difícil clasificación, se le ha calificado de neoclásico, neomanierista y prerromántico. En sus imágenes confluyen corrientes que provienen de las tradiciones clasicista y manierista con otras que son específicas de la pintura inglesa y nórdica, reflejando una concepción de lo sublime que se manifiesta en el arte y la literatura inglesas del siglo XVIII. En su estancia en Italia alcanza su estilo definitivo, basado en el manierismo; aporta rasgos clasicistas, pero más dramáticos que los de sus contemporáneos. Su apasionamiento, emocionalismo y subjetividad –lo que llamamos “romanticismo” – desvía su estilo hacia lo irracional. La obra de Füssli tiene un marcado carácter teatral, no sólo por los temas, sino por su organización plástica y sentido global de las imágenes, en cuya representación huye de la perspectiva renacentista. Las formas de sus figuras se apartan de las reglas de las lecciones de anatomía y dan lugar a nuevas criaturas fantásticas y sensuales. Temáticamente, pese a su establecimiento en Inglaterra, Füssli representa un sentido del romanticismo plenamente alemán: su mundo nocturno y terrorífico es paralelo al del “romanticismo oscuro” de Novalis, Hölderlin, Jean Paul y Hoffmann. Todo ello sitúa a Füssli como una figura fundamental para la transición entre el neoclasicismo y el romanticismo, y como uno de los artistas pioneros en la exploración de lo irracional.
Fuente: wikipedia

La crisis impulsa a volver a la calle a ex prostitutas que pierden su trabajo

PALMA DE MALLORCA | Cada vez hay más hombres y transexuales













Un grupo de prostitutas durante una redada | El Mundo

Médicos del Mundo alerta de un repunte en esta actividad
La mayoría acaba siendo adicta al alcohol y a las drogas
Europa Press | Palma
Actualizado sábado 28/02/2009 18:49 horasDisminuye el tamaño del texto Aumenta el tamaño del texto
Una de las consecuencias que está teniendo la actual crisis económica sobre capas deprimidas de la sociedad es que algunas mujeres que, habiéndose dedicado a la prostitución y retirado posteriormente de ella para llevar una vida normalizada, se ven obligadas a volver a ejercerla, al perder sus actuales empleos y no encontrar otra salida.

Así lo confirma la responsable del Centro de Atención Sociosanitaria a Personas que Ejercen la Prostitución de Médicos del Mundo en Mallorca, Francisca Ramírez, quien alertó de un repunte en esta actividad en el último año, ya que en 2008 atendió a un total de 2.118 meretrices, lo que supone unas 600 más que en 2007.

Ramírez, que desarrolla su actividad tanto entre prostitutas que trabajan en la vía pública como entre las que lo hacen desde prostíbulos, apunta directamente a la crisis como factor desencadenante de esta situación, en un momento en el que, de hecho, esta actividad estaba descendiendo y señaló al "colectivo inmigrante" como principal aportador de nuevos casos.

Según la experta, "aunque no hemos hecho un estudio, hemos podido constatar que había muchas mujeres que habían dejado de ejercer, al haber conseguido otro tipo de trabajos, se han visto abocadas a volver" ahora, tras perderlos. Aunque también se da un descenso de clientes, que ahora piden rebajas de hasta un 20% por los servicios, según fuentes de la UIB.

"Ahora pueden estar una noche entera y sólo hacen un servicio o dos", señaló Francisca Martínez, que trabaja desde la sede de Médicos del Mundo en Palma y desde la unidad móvil, con la que recorre zonas como Puerta San Antonio, Avenidas o las inmediaciones del Hipódromo de Son Pardo, además de otros lugares y locales donde se concentran las meretrices.

Aunque esta ONG atiende principalmente a las personas que ejercen la prostitución en los peldaños bajos y medios de la escala -las consideradas de 'alto standing' fuertes ingresos-, incluyendo quienes trabajan por horas, quienes responden mediante un teléfono móvil a un anuncio en el periódico, quienes 'hacen la calle', al margen de que cuenten o no con proxeneta.

Más ETS y menos miedo al VIH
El incremento de personas ejerciendo la prostitución también lleva emparejado que, desde principios de 2008 hasta ahora, Ramírez haya percibido un "incremento" de los casos de contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS), a veces debidos a "exceso de higiene"; mientras que también detectó una percepción de "bajo riesgo" respecto al VIH.

En total, son alrededor de 2.000 las personas que se dedican a la prostitución de forma estable en las islas, de las que 1.800 son mujeres, un centenar hombres y otro centenar transexuales. Y, aunque las nacionalidades representadas son muchas, predominan tres, brasileña, nigeriana y rumana; mientras que la cantidad de residentes autóctonas es residual.

El volumen de hombres y, sobre todo, de transexuales -principalmente procedentes de Brasil- que se prostituyen en Mallorca registró un incremento en los últimos tres años, que va parejo al que se viene produciendo en toda España, aunque se trata también de los colectivos "más difíciles de alcanzar" por Médicos del Mundo, al parecer, a causa del rechazo social que perciben.

Más pisos clandestinos
Por otra parte, Francisca Ramírez descartó que se esté produciendo un descenso en el número de prostíbulos en Mallorca, aunque si manifiesta que se percibe un repunte de los pisos clandestinos, donde pequeños grupos de entre 3 y 4 personas ejercen la prostitución hasta que abandonan el lugar después de unos meses por las quejas vecinales, siempre para establecerse en otro similar.

Concretamente, según el estudio correspondiente a 2008 últimado por esta experta, sobre datos de 750 personas atendidas, 305 trabajan en casas o pisos clandestinos, 233 en clubs, 192 en plena calle y 20 en otros lugares; siendo 679 de ellas mujeres, 45 hombres y 26 transexuales. Así, la vivienda es el principal lugar donde se ejerce, con el 40% de los casos, seguido del club, con el 31%.

Cabe señalar que Médicos del Mundo, que considera la prostitución un tipo de violencia de género y mantiene un posicionamiento "abolicionista" ante esta práctica, afirma que las mujeres que se han visto involucradas en esa actividad arrastran posteriormente problemas de afectividad, 'síndrome de Estocolmo' y 'estrés post traumático', entre otras cuestiones.

Secuelas psíquicas y adicciones
Estas secuelas psíquicas se están manifestando de una manera más acentuada entre quienes vuelven ahora a la prostitución, que además vuelven a sentir la "estigmatización" que supone su dedicación. Al mismo tiempo, quedan expuesta a recaer en las adicciones a alcohol y drogas -sobre todo cocaína- características de esta actividad; como también lo son los trastornos del sueño y de la alimentación.

Desde el Centro de Atención Sociosanitaria a Personas que Ejercen la Prostitución, la ONG ofrece atención médica a personas que ejercen en esta actividad en aspectos como el control ginecológico, la prevención, diagnóstico y tratamiento de ETS y la promoción y educación de la salud.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/02/28/baleares/1235839548.html